02 febrero 2007

COSME GIARDINA . MEMORIAS DE LA QUIACA



Cosme Giardina: artista, profesor y reconocido fumador de pipa, es uno entre pocos que creció con nuestra ciudad. Hablamos con el y viajamos en el tiempo mientras relataba las historias de su Quiaca natal.
Contexto: ¿en que año llego a nuestra ciudad?
Cosme G: yo nací en el año 1924, mis padres llegaron a La Quiaca allá por el año 1918, 1919 calculo yo , tengo hermanos que han muerto y que han nacido aquí también.
C: ¿Sus padres de donde eran?
Giardina: Italiano. Como todos los extranjeros que vinieron a la Argentina, vinieron en busca de trabajo, porque en Europa estaban con el tema de la primera guerra mundial y las personas que podían salir se iban. Él (su padre) llego a Tucumán, era pirotécnico, hacia fuegos de artificio y se iba rumbo a Colombia, a Venezuela. Al llegar a La Quiaca, Alabi le da una vivienda en donde era el club Sirio y se quedo. Después se compro un terreno, el actual, donde vivo e hizo esta casa que aun esta en pie. La casa es muy antigua, debe tener fácil 90 años. Yo tengo 82…
C:¿Como era la ciudad de La Quiaca en ese entonces?
Giardina: La ciudad era sencilla desde mi casa podía mirar el ferrocarril, no había nada de nada, no existía la iglesia, la escuela de Frontera funcionaba allá abajo (calle Cabildo) al frente del ferrocarril. Después a la escuela General Belgrano N 25 la trasladaron donde queda el banco de la provincia (actual Republica Árabe Siria). La historia viene así, lo único que había en La Quiaca en ese tiempo era el Gran Hotel, ese que queda en la esquina de la plaza. Allí donde era parada de los primeros colectivos, la empresa Vilte que era la primera. La plaza estaba cercada con alambres. Allí estaba solo el gran Hotel y la farmacia Nueva. En la esquina del Hotel de Turismo había una casita que era de un griego y la otra esquina frente del turquito había un almacén de Cuadrench hermanos. El correo era en la esquina de piedra cruzando el ferrocarril (La Madrid, esquina Hipólito Irigoyen). Todo lo demás era baldío, el mercado era precario y había un corral donde metían los burros las personas que venían a vender. Así era La Quiaca. La iglesia era en La Quiaca Vieja, la de San Antonio, hacían misa todos los días, allí iba mi mama a escuchar la misa todos los domingos. Aquí había esta casa y la del frente, para arriba era todo baldío, atrás de mi casa había una cancha de fútbol, sobre lo que es ahora la Avenida España.
C: ¿Cuál era la actividad económica por ese entonces?
Giardina: Y como la de ahora, con la diferencia que si vos cargabas un camión con mercadería y te ibas a Villazon, nadie te decía nada. De allá te venias con cien fardos de coca y nadie te decía nada, me entendès. Mi Papa tenía una despensa en esta esquina. Aquí el comercio grande que había en esos tiempos era el de Casimiro Bach, al frente del mercado nuevo que hicieron, allí había un almacén al por mayor y menor y por estos lados estaba el negocio de Cuadrench Hnos, otro gallego. Era un galpón grande
C: ¿El ferrocarril era muy utilizado?
Giardina: Claro, todo se hacia por el ferrocarril, los pasajeros venían el domingo y otro día que salían era el miércoles o jueves, después se hizo mas fluido. Porque ya se empezaba a poblar. Todo lo que se ve en la avenida España para arriba (el oeste) no existía nada, lo único que existía era el Observatorio, también cercado por un alambrado, por lo que hoy es la avenida San Martín antes era una zanja, atrás de un paredón había otra zanja que pasaba por la iglesia y de allí al desagüe se iba para el lado del rió del puente, de la zanja mas cercana que pasaba por la plaza se iba al mismo rió.
C: ¿Cómo vivió su niñez?
Giardina: Nosotros íbamos a la escuela, ahí cerca había una casa, por donde es el actual hotel de turismo y más al norte estaba cercado y había un baldío donde nos metíamos.
C: ¿A jugar?
Giardina: No, a pelear, cuando había bronca en la escuela nos metíamos a pelear allí adentro. En esos tiempos había primer, segundo, tercero y cuarto año y después se crea el quinto pero ya por la provincia y el sexto que era el máximo, yo tengo sexto grado. Pero era provincial (el quinto y el sexto) de primero a cuarto era nacional.
C: ¿Cómo se entretenían?
Giardina: Y el tiempo lo pasábamos jugando a los trompos, a las bolitas, también andábamos en bicicleta, mi padre tenia una bicicleteria y alquilaba bicicletas. Esos eran los principios de La Quiaca, las bicicletas los chicos las alquilaban por horas.
C: ¿Cuál fue el tiempo de mayor auge de La Quiaca para usted?
Giardina: La Quiaca empezó a hacerse fuerte allá por los años 50 para arriba donde se llevaba mucha mercadería para Bolivia de contrabando, pero en el año 47 o 48 se traía caucho y cubiertas de contrabando de Bolivia para la Argentina, era alreves porque aquí no había caucho, ni cubiertas, no había automóviles. Mi padre tenía tres automóviles pero no había cubiertas. Y la aduana Argentina protegía la entrada, vos le decías que ibas a traer 50 cubiertas y mandaban custodia para que pudieras traer, todo distinto a lo que es ahora. En esta esquina (Balcarce y San Martín) donde pasaba la zanja, había un palo grande y venia el farolero a eso de las 7:30 y colgaba el faro para alumbrar las calles.
C: ¿En que año mas o menos?
Giardina: Eso debe haber sido más o menos 1926 o 1930 nosotros a hondazos le rompíamos la lámpara. Las noches de luna eran las mejores que habían por la iluminación salíamos a jugar.
C:¿Hasta que hora se quedaban despiertos, jugando?
Giardina: Y jugábamos hasta las 10, 10:30 cuando salía mi viejo nos gritaba y se desparramaba toda la barra, todos a dormir. Cerca de mi casa había dos herrerías donde herraban mulas y hacían llantas para carros, el auto que trajo mi padre lo trajo por las vías del ferrocarril porque no había caminos. Era un modelo 27, 28 y acá fue uno de los primeros y era toda una revolución en la ciudad. Mi papa vendía verduras, pescado, tenia un carrito en un caballo y salía a vender verduras en las calles. En lugar de batería tenia una pieza que se llamaba magneto, esos era los famosos Ford a bigote, el acelerado estaba en el volante, la caja de cambios tenia primera, segunda y tercera, aparte de retro. Una vez cuando fueron a jugar al fútbol en Tarija tuvieron que subir la cuesta de Sama marcha atrás porque tenia mas fuerza. Jejejeeee.
Esta entrevista saliò publicada en la Revista Contexto en el verano 2005/2006.

5 comentarios:

Jorge dijo...

Cosme Giardina, es mi tio, soy el hijo de la hermana, Angelina Libera Giardina. Mi padre JOrge FOntana fue Jefe del Observatorio de la Quiaca y yo, si bien naci en Córdoba Capital, viví hasta los cinco años alli. Quisiera que me hicieran el enlace para poder contactar con el Tio Cosme o con su Hija Mimi. Mi correo es: Dronarjuna@yahoo.com.ar
Gracias.

Jorge dijo...

Quiciera tener noticias de los restos arqueológicos que se encuentran al norte de l Quiaca, al norte dxel Observatorio. En cuanto al relato del Tio Cosme es muy lindo poder concocer una parte de la historia familiar de la que no tenía referencia.

German Paoloni dijo...

Viendo esto me lleve una sorpresa al volver a saber de Jorge Fontana que hace fácil 29 años que no veo. Soy Ivone Di Leo de San Salvador de Jujuy y sobrina también de Cosme Giardina. ¡que alegria!

Adriana Carrizo dijo...

Mi querido profe "COCHIMINO" que alegria, me acuerdo que nos mandaba a comprar tabaco con el gringo Giardina (sobrino de profe) y le sacabamos un poco para luego fumar, nos llamaba la bandita o los atorrantes, un tipo pintoresco y genial. buen recuerdo. Mateo Crenovich. exalumno esc. Normal.

Hugo Alabi dijo...

Gracias por acordarse que Alabi le dio casa ......